Sunday, April 28, 2013

María Magdalena

 

 Bueno, mi nombre es María Magdalena Doralea de Lara. Yo quiero contar mi experiencia, cómo me incorporé a la...acá a la guerrilla. Yo me organicé el año 81. Mi esposo ya estaba por esta zona, Entonces yo quería venirme para acá también porque sólo él andaba por acá, yo me había quedado con mis cuatro hijos, en reubicación, era un... en Chalatenango y él estaba en la montaña, de ahí yo decidí venirme para esta zona acá a combatir, pero como andaba con cuatro niños me quedé en la...en la gente de masas. La gente de masas es la que hacía tortillas para la guerrilla y nosotros cuando venían los operativos corríamos pues los soldados en veces mataban..mataban algunas personas pero nosotros siempre corríamos corríamos porque el ejército estaba combatiendo con la guerrilla, pero con la gente de masas teníamos que huir para que nos nos fueran a matar a todos, pero también por gracia de Dios tuve suerte. - mi familia...Me mataron a mis dos hijas. Una tenía 17 años y la otra 7 años. Y la experiencia que tuve también porque el dolor de mis hijas me agarré más calor para andar luchando y así vengar un poco la sangre derramada de ellas porque me habían quedado dos varones. Las otras dos hembras ya me las habían matado y seguimos luchando con mi esposo y con los demás aquí.

 
No somos familia pero somos compañeros y nos llevamos muy bien y así yo me quedé por esta zona. Yo no soy nativa de aquí de San José Las Flores. Soy de otro municipio, pero como anduve con...doce años con ellos me quedé como un miembro más. Me gustó andar con ellos y me quedé aquí en esta repoblación y así mis hijos vinieron acá también. Se incorporó uno de los mayores, se incorporó pero después que se encuartelaron mi hijo vino a la casa. Ya no siguió él. Como se encuartelaron ya mi hijo se vino para acá. Entonces el otro lo tenía chiquito. Ahorita ya tiene 22 años. Ya los dos tengo acá y ya los dos están casados, ya esa historia de mis hijos. Yo tengo aquí a la par a mis nueras. Ellas son mis nueras las dos. Las dos. Entonces ya ellas...ella es del primer hijo que tengo y ella es del segundo. Ella tiene dos niños y ella tiene una niña, así ya se engrandeció la familia. Y también un muchacho que tengo que lo recogí también en la guerra, que la mamá se la mataron en el año 83. Él quedó de dos años y lo recogimos nosotros y lo tenemos también acá con nosotros. Ese muchacho aquí está. Él todavía está solo, ahí esta con nosotros. Es bueno porque él se ha educado acá, aquí con nuestra familia y así se ha crecido más la familia. De nosotros que quedamos solamente dos hijos y mi esposo y yo. Después hoy somos diez en la familia. Entonces ya...y los diez vivimos acá en la casa. Lo bonito también que. que mis hijos y mis nueras somos una sola familia y no tenemos pleito entre nuera y yo porque eso no existe entre nosotros y las dos se llevan bien, las dos nueras con los niños, los dos hijos. Entonces estamos como aquí como una sola familia y nos llevamos bien. [¿y ellas dos nacieron aquí?] Ellos no nacieron aquí, los hijos míos no nacieron aquí, nacieron en el monte, que ya después aquí cuando ya ellas...los niños que tiene ella si ya nacieron aquí y los niños que tiene ella si nacieron aquí.



[quiero saber, qué hicieron ustedes para conseguir comida para hacer tortilla para tanta gente?] - Bueno, cuando andábamos en el monte, veces se hallaba comida y veces no, si se hallaban pichones de huerta hacíamos..cocíamos las cabezas de pichones de huerta*  (*a la mata de plátano en ES le dicen huerta y a los brotes nuevos le dicen pichones)
y eso sancochábamos y eso le dábamos un poquito a los niños y si encontrábamos maicillo, maicillo lo molíamos y servía para hacer harina, tortillas pues adonde encontrábamos. Si no, no comíamos. Habían días, días que no comíamos, sólo agua, el agua que no nos faltaba porque sí había.  Esa agua nos sostenía a nosotros hasta ocho días.  También cuando venían los grandes operativos, los operativos si teníamos maíz nosotros no podíamos moler porque el enemigo nos detectaba el humo.  Entonces no cocinábamos. No se podía cocer el maíz.  Así pasábamos hasta que el enemigo se iba, el enemigo eran los soldados que nos detectábamos donde nosotros estábamos.  Por eso pasábamos así cuando no estaban..era iyéndose nosotros cocer maíz o maicillo para moler y hacíamos tortilla y repartíamos a las personas todo lo que estaban en las bases y así cada quien guardaba una dos tortillas y eso comía una o se comía un pedacito.  También había otra comida que hacíamos nosotros de jocote, jocote que se nacía y la cabecita del jocote eso comíamos.  Con eso se llenaba uno. Otra comida que también en zonas había era malanga.  Una malanga es pura masa pero que si la utilizábamos como tortilla y era bien...Nosotros sentíamos era bien buena.  No comíamos huevo.  No comíamos frijoles porque no había, allá cuando ...si nos regalaban algunas xxx gentes cuando pasábamos, cuando andábamos guindiando nos regalaban alguna cosa y eso se compartía con los demás y comíamos.
[¿cuánta gente había en el monte con ustedes?]
- Iiiii éramos miles  [miles y eso ¿cómo hizo para alimentar a tanta gente?]
- Iii miles, pero mire, por gracia de Dios siempre siempre comíamos, unos si teníamos harina de maíz, una cucharadita de harina de maíz con agua ya con eso nos sustentábamos, quedábamos bien.
Y también para la guerrilla que ellos estaban combatiendo, a ellos también se les...salía una comisión a buscar grano para darles comida también y pero a ellos era los primeros y los niños, ya nosotros mayores.  Así que ya estábamos ahí, teníamos que primero dar los niños y después a nosotros, para que no se nos fueran a morir los niños y porque como eran bastantes veces que salíamos a correr, los niños tenían que tener fuerza para andar corriendo.

Tuesday, April 16, 2013

María de Cacaopera


 Sí, sólo eso. [¿por qué se vinieron de allá, de Junquillo?]  Bueno, nos venimos por la guerra ¿verdad? por la bulla de la guerra y que nosotros no podíamos estar allá porque nos podían matar ¿verdad? Entonces nosotros decíamos pero si nosotros no nos hemos metido en ninguna cosa por qué nos van a hacer algo si nosotros no molestamos a nadie, porque nosotros éramos una gente apartada de todas esas cosas ¿verdad? sólo era el trabajo de nosotros y vivir ¿verdad? [y lo mismo le ocurría a mucha gente] Ajá toda la gente allá ¿no? me dicen, sálganse porque los van a matar. Mire nosotros estamos dispuesto a a estar allá a no abandonar las casas porque bajaba la policía de Coateque y nos decía ya no abandonen las casas porque los guerrilleros se adueñan de las casas y estábamos nosotros porfiando ¿verdad? pero en ver cuando fue el operativo bien fuerte de aquí de las fuerzas armadas iba matando parejito la gente, mire, parejito, niños, inocentes que ni sabían por qué morían y nosotros qué hacíamos ahí, sabíamos que habia un Dios que está en los cielos verda y nosotros de allí nos agarrábamos si, de Dios, que Dios nos defendiera porque nosotros no sabíamos que era lo que ellos andaban haciendo ¿verdad?, que Dios los guardara y los cuidara y los apartara de todo mal y peligro decía yo. Era la única manera que yo le pedía a Dios, porque es verdad si la gente pasaba cuando los aviones los llevaban de allá ¿verdad? pasaban ellos así y si uno estaba haciendo comida le pedían su tortilla y uno como es de buen corazón ¿verdad? le decía vaya pues y agarraban cada uno aunque sea un pedacito y se iban


Nosotros no sabíamos que ellos, qué era lo que andaban haciendo y mis niños pegaban carrera al lado de mí, agarrarse, mire ve y entonces dijieron ellos, no ya, ¿cómo vamos a hacer? le decía yo a mí esposo. Ya donde ellos se apoyaron, allá de los cerros pues donde iban a estar vigiando a los enemigos y me dice él un día, Tantia me dice que tenés valor de ir a hablar con el capitán me dice, porque los daban de salida sólo una hora y nosotros nos dio aflición ¿verdad? porque nosotros, yo estaba haciendo lazo para las hamacas y mis niños decía yo, teníamos las dos vaquitas y estos animales ¿adónde los vamos a llevar? si nosotros no teníamos ambiente en Cacaopera. Entonce me dice él, tenés valor me dice, de ir a platicar con el XXX que nos dé tiempo de poder sacar algo porque qué le vamos a dar de comer a los niños, bueno y dije yo, primero Dios, sí tengo valor yo, dije yo. Dios me va a librar, yo le pedí a Dios que me diera valor de ir a hablar con ese hombre. Dios me va a librar, yo le pedí a Dios que me diera valor de ir a hablar con ese hombre


 y me vine. Mire, ve, habíamos molido caña como estamos hablando del dulce de panela habíamos hecho unos batidos así, mire, Yo le voy a llevar algo dije yo, a este hombre. Agarré tres batidos, mire y arreglé mi media docena de huevos de gallina y ya me vine. Cuando en eso ya venía donde estaba el hombre y yo pues donde ellos allí bien mal preparados. Entonces yo levanté un dedo y me dicen, ¿qué nos trae, tortillas? No, yo les traigo un dulcito, les dije yo y unos huevitos para que hagan una sopita. -Está bien, dijieron ellos y ya le hablaron ellos al capitán. -Entonces, ¿qué los trae? -Huevos le dije yo. -Siéntese y ya empezó a preguntame allí, -mire disculpe, mi capitán y ¿es cierto que sólo una hora de salida los dan -le dije yo -de irlos de aquí de este cantón? - y ¿quién le ha dicho eso? me dijo, -La gente dice y como era verdad la bulla de la gente, y ¿adónde vive usted? - ahí en esa casita donde hay un bordón más alto. Ahí se veía la casita, todo veían lo que yo había. ¿para donde iba a salir yo que ellos no veían. Entonce me dice él, no me dice y ¿usted en que trabaja? - Usted me ha visto trabajando le dije yo. Yo hago hamacas, lazos allí, le digo yo. ¿y su esposo? -Trabaja en la agricultura. Él siembra maíz, siembra yuca, caña le dije yo. Él saca el hequén también, -Ajá. Esta bien me dice, pero ustedes no se van a ir ahora me dijo, por qué como usted dice que nos vamos a salir, no es que ustedes se van a ir hasta que nosotros les digamos vámonos, hasta el día que nosotros estemos aquí van a estar ustedes y si no se quieren ir pues se quedarán ultimados



 Nosotros nos pusimos a pensar, mire, porque era por cielo y tierra que tiraban aquellas bombas por los aviones y el ejército abajo pues mire pero Dios es grande y poderoso. Él nos dio valor y nos salimos lueguito, que ellos nos hablaron, nos venimos a recoger cositas así para traer y así es como estamos aquí gracias a Dios que tenía el plan de salvación y Dios los ha amado y yo le pedía a mi Dios que me diera paciencia de vivir con mi esposo porque era bolito. mire ve el dececionado, el dececionado de veras en ver las cosas y entonces me dice él un día, nos van a matar, me dice, allá en Cacaopera, pero Dios poderoso que está en el cielo le dije yo, El ve que nosotros no nos metemos en nada. Sólo trabajando para crecer nuestros hijos, por qué vamos a trabajar lo mismo como estamos trabajando aquí le decía yo. Le daba valor fíjese, mire pues claramente que así fue fíjese, gracias a mi Dios que El me oyó. Dios me contestó porque yo le pedía de corazón que él un día iba a dejar de tomar y le iba a dar paciencia mire ve y cabal él dejó de tomar, gracias a Dios. Él es evangélico, somos evangélicos,. Estamos en la obra del Señor porque Dios Padre celestial que está en los cielos El nos amó y nos tenía en plan de salvación y por eso no nos cansamos de darle la gracia. Nosotros tantísimo que andábamos sufriendo, yo decía con mis hijos aquí mire cuando él andaba tomando, yo decía Dios mío, yo no sabía que El tenía hijo que es Jesucristo, ah. Pues Dios mío poderoso decía yo, deme paciencia, deme sabiduría para yo crecer mis hijos que sean obedientes, que me ayuden a trabajar y mis hijos nunca los voy a ver andar así decía yo, como esposo decía yo, mire. Dios me dio pacencia mire, mis hijos pequeñitos, ellos mentendieron. Yo trabajaba ahí a hacer hamacas, les compraba vitaminas, zapatitos, ropita y el maicito ¿verdad? para la comida porque todo era comprado aquí y o sí no cuando la Cruz Roja venía nos ayudaba en una arroba de maíz, nos daba maicito aceitillo. Ya eso yo no lo compraba, ¿qué hacía yo? Ir ahorrando aquella fichita, le pedía a Dios, primero Dios decía de que voy a conseguir aunque sea una tarea para poner mi champita, decía yo para vivir con mis hijos, decía yo, y cabal como yo le pedí a nuestro Padre celestial Él me lo contestó. El me lo contestó y por eso yo me entregué a nuestro Señor Jesucristo y le sirvo con amor porque ese Dios poderoso que está en los cielos después de El no hay otro, maravilloso Dios y todavía estamos aquí contando la historia, ¿por qué? Porque Él los ha dado vida nos da la fuerza, nos da el pan de cada día, pero si tenemos fe, si creemos, si estamos arrepentidos en Dios, y quién murió por nosotros, Jesucristo ¿verdad?, derramó en la cruz del calvario su sangre preciosa para perdonarlos nuestros pecados y darlos vida en abundancia, ¿cree usted que no? Síiii

Saturday, April 13, 2013

Rosita, El Salvador

On being a true revolutionary


Color code: present, preterite, imperfect, infinitive
Aquí a veces hay toques de queda, hay lugares a donde uno no puede llegar y la situación de los jóvenes es de persecusión también. Se les está persiguiendo sólo por verse malos ¿verdad?, y sin darles ningún tipo de oportunidades. Un poco esa es la vida. Estoy estudiando relaciones internacionales siempre con la idea de seguir en la lucha de los derechos humanos, viendo en qué se aporta poquito, de poquito en poquito. Creo que cada quien puede ir aportando cosas en muchas áreas ¿verdad? desde que uno escribe un poema, hace una pintura, hasta que puede salir a luchar de otra forma. Creo que cada quien tiene sus formas de lucha. Entonces yo lucho tratando de pensar, haciendo el pecado capital en este país de pensar. Entonces un poco eso es lo que yo estoy haciendo por el momento, criando a mis hijos vea. Ellos son mis primeros alumnos de mi escuela política. Ojalá que haga un buen trabajo para que ellos crezcan y realmente sepan qué es lo que ha sucedido en este país, todo lo que se sufrió y lo que se sigue sufriendo y que ellos deben aportar algo nuevo a la sociedad y con mi esposo también que es una persona maravillosa que también está tratando de aportar en la parte laboral, las luchas laborales de este pais y mi mamá... Bueno es que todos andamos metidos en algo vea jaja Tal vez sólo agregar ¿verdad?, que a veces se escucha mucho de revolucionarios y que no qué pero revolución no es llevar una camiseta del Che puesta ¿verdad? sino que realmente vivir unos cambios, proponer los cambios, siempre criticar quien sea, criticar y preguntar y preguntar, nunca quedarse con la primera versión y así es como vamos construyendo realmente sociedad.
·    agregar: to add
·    aporta: contribute
·    cambios: changes
·    camiseta de Che: Che t-shirt
·    creí: I believed
·    criando: raising (children)
·    criticar: criticize
·    derechos humanos:human rights
·    laboral: labor
·    lucha: struggle
·    metidos: involved
·    país: country
·    pecado: sin
·    persiguiendo: persuing
·    proponer: propose
·    puesta: on, (as in “wearing)
·    sigue sufriendo: continues suffering
·    sucedido: happened
·    sufrió: suffered
·    tipo: kind
·    toques de queda: curfew
·    vea: you see
·    verse: to look, appear
·    viendo: seeing

Rosita es de El Salvador. En la parte de su entrevista anterior a lo que aquí escuchamos, habla de la muerte de su padre, de sus hermanos y de muchos amigos.  Dice que ya ni va a los entierros porque prefier pensar en ellos como viajeros, como trotamundos (world travelers).



A pesar de estas experiencias tan abrumadoras (overwhelming) Rosita mantiene una actitud positiva ante la vida. 

Aunque ella ha participado en el conflicto armado, para ella la revolución es otra cosa que llevar armas y andar gritando lemas (slogans) desafiantes.



Mapa de América Central

¿Encuentras El Salvador en el mapa?  Está a la izquierda, un país no muy grande, pero tiene varios volcanes activos y una costa muy bella.
Volcan en Izalco, El Salvador











Internet: Busca información sobre el "acuerdo de paz" después de la guerra civil en El Salvador (1979-1992).


Aquí a veces hay1 toques de queda, hay1 lugares a donde uno no puede1llegar8 y la situación de los jóvenes es1 de persecusión también. Se lesestá1 pesiguiendo sólo por verse8 malos ¿verdad?, y sin darles8 ningún tipo de oportunidades. Un poco esa es1 la vida. Estoy1 estudiando relaciones internacionales siempre con la idea de seguir8 en la lucha de los derechos humanos, viendo en qué se aporta1 poquito, de poquito en poquito. Creí2 que cada quien puede1 ir8 aportando cosas en muchas areas ¿verdad? desde que uno escribe1 un poema, hace1 una pintura, hasta que puede1 salir8 a luchar8 de otra forma. Creo1 que cada quientiene1 sus formas de lucha. Entonces yo lucho1 tratando de pensar8, haciendo el pecado capital en este país de pensar8. Entonces un poco esoes1 lo que yo estoy1 haciendo por el momento, criando a mis hijos vea.Ellos son1 mis primeros alumnos de mi escuela política. Ojalá que haga6un buen trabajo para que ellos crezcan6 y realmente sepan6que es1 lo que ha sucedido en este país, todo lo que se sufrió2 y lo que se sigue1 sufriendo y que ellosdeben1 aportar8 algo nuevo a la sociedad y con mi esposo también que es1 una persona maravillosa que también está1 tratando de aportar8 en la parte laboral, las luchas laborales de este pais y mi mamá...bueno es1 que todos andamos1 metidos en algo vea6 jaja tal vez sólo agregar8 que a veces se escucha1 mucho de revolucionarios y que no 1 que pero revolucion no es1 llevar8 una camiseta del Che puesta ¿verdad? sino que realmente vivir8 unos cambios, proponer8 los cambios, siempre criticar8 quien sea6, criticar8 y preguntar8 y preguntar8, nuncaquedarse8 con la primera versión y así es1 como vamos1 construyendo realmente sociedad.

Campesino



 [me dijo Dios] que fuera a conocerla y bueno, platicamos todas las tres veces que fui...ya ella me dio palabra que ya se iba a venir conmigo porque ai estaba un grupo de gente bastante desconocida y andaban ellos peliando capricho, era cuando estaba la guerra Etonces era un peligro Se la querían llevar a la juerz’a ella entonces ya me dijo dijo gracias a Dios que has venido me dijo xxx te agradezco y vámonos, no m’estoy más aquí porque me llevan y a la juerza y el viejito qu’iba ‘cer para treinta y cinco hombres que andaban armados

don Alonso de El Salvador


Color code: present, preterite, imperfect, infinitive
Y desgraciadamente me tocó afrontar la guerra así, de frente pues porque nosotros . . . antes el ejército no tenía mucha maquinaria, muchos camiones va. Entonces de Caminos se nos prestaban. Ibamos hasta cuatro personas, cuatro motoristas y la primera vez que nos emboscaron fue en allá por el Río Torola. Fue una emboscada que sólo balearon un soldado... nada más de la ceja, ¿verdad? Y así sucesivamente allá por San Felipe Corinto nos pegaron otra emboscada de que allí dejamos cinco camiones del cuartel y dos de Caminos quedaron siete camiones allí que los destruyeron pues. En la noche salimos como con 22 soldados, de San Felipe, desde la zona de Corinto y llegamos hasta el  siguiente dia a Sociedad, sólo éramos seis. Los demás los capturaron, mataron otros y hirieron otros. Sólo seis llegamos el siguiente día.
  • desgraciadamente:  unfortunately
  • afrentar: face, come face to vace with
  • prestar: to loan, to lend
  • emboscar: ambush
  • nos pegaron: they hit us with
  • balear: shoot away, shoot off

José Serafín, El Salvador




Color code: present, preterite, imperfect, participle, infinitive
Venía de la escuela, estaba estudiando tercer grado [y] cuando yo llegué a la casa estaba encendida mi casa, mi mamá no estaba. Andaba huyendo porque andaba en las montañas y yo llegué y pasé dos días perdido hasta que encontré mi mamá después del operativo. Entonces todo era un momento crítico de división de la familia, que mi abuela que mis tíos, uno era cabo de la guardia, otro era guerrillero.  Mi padre era guerrillero, mi madre una artesana. Entonces ya no se podía ni trabajar ni vivir en los caseríos  o en Morazán porque era una represión altamente criminal que no respetaban a nadie [así que casi no hubo decisión para detenerse...] No hubo decisión. Nuestros padres nos dijeron "ustedes va a haber una guerra. Se van a incorporar. Los vamos a dejar aquí, confiamos con los maestros, con los instructores que están en la escuela de menores" y jamás de ahí nos dijeron "mire aquí la guerra va a durar doce años" o "al finalizar la guerra les vamos a dar una indemnización" o "les vamos a dar casa." Lo único que nos dijeron fue que en nuestro país había una injusticia social, de que nuestro país necesitaba hacer esos trastoques de cambio social, que sea de . . . de verdadera justicia que se luchara por los que ya habían muerto, que habían sido asesinados, por los intereses,  por los mismos principios que ellos murieron como los que murieron en combate, va.

la artesana: craftswoman

el cabo: military rank one step up from a simple soldier

los caseríos: village

el combatiente: combatant

guerrillero: guerilla fighter

la guardia: guard
el operativo: operative, mission, military operation

la represión: repression
crítico: critical
encender: to burn

incorporar: to join, become part of
altamente: highly



Consideraciones: ¿Qué sabe usted de los soldados niños?  ¿De dónde viene esta información?

En las noticias y en las películas se oye hablar de los soldados niños, niños que son soldados antes de llegar a la adolescencia. En la anterior entrevista, conocemos a José, un joven salvadoreño que se hizo soldado antes de cumplir los 10 años.  Nos cuenta los eventes que lo impulsaron a unirse a las fuerzas armadas a tan temprana edad.


Su narración es muy directa, muy sencilla.  El lector provee el contexto con su imaginación.



Los autores de obras de ficción (novelas, películas y programas de televisión) tratan de revelar al público la vida interna de los personajes y lo que sienten.  Una persona que realmente sobrevive una guerra, un accidente o una tragedia no siempre tiene el mismo deseo de compartir sus experiencias.



Durante sus años formativos José aprendió a protejerse de los peligros físicos y, tal vez, de los peligros sicológicos y emocionales.  José comparte (shares) con nosotros  una serie de eventos, lo que pasó. El único adjetivo que emplea es “crítico”.  Si queremos saber lo que sentía y lo que pensaba en estos momentos, tenemos que usar la imaginación.

Friday, April 12, 2013

Teresa



Aquí tenemos cocina a veces vaya con las ayudas se hizo el comedor y para empezar el trabajo pero luego con el mismo trabajo que se ha ido dejando hemos podido ir aumentando, poniendo el azulejo, comprando algo que nos hace falta.
Bonita la cocina, bien bonita, y usted cocinó allá en el monte también
Sí,
pero eso fue muy diferente
Ah sí, eso fue un poco diferente. Ahí ya cocinaba pero había días que no había que cocinar. Porque yo tuve por ejemplo en el ochenta y uno allí había días que no teníamos, que no teníamos que hacer porque no había ni siquiera ni un cuartillo de maicillo. Entonces...o a veces se conseguía y de lo que se conseguía tal vez una o dos tortillas xxx y si no, un poquito de sopa era lo que se hacía en el monte. Fue un poco bastante difícil
Sí ¿y habían niños?
Ajá. Yo cocinaba en ese tiempo para un grupo así de personas que trabajaron en logística que le decían luego. Pero lo más duro de todo creo que fue la pérdida de... Uno en el monte en ese tiempo sí sentía duro pero al mismo tiempo se sentía bien. Pero lo más duro es cuando uno ya perdió su familia allí mismo.
¿Y usted sí perdió la familia?
Sí. yo perdí este sólo de mi mera familia de mis padres, mis hermanos cinco miembros. Pero de ahí mi abuelita, mi tía. Fueron bastante. Hay más de treinta, tíos, primos, [que pesar] abuelitos, mi papá y mis hermanos cuatro.
Y cuando llegaron las tropas, ustedes tenían que salir corriendo.
Nosotros salíamos o cuando a veces oíamos así un bombazo, morteros le decían, que caían nosotros salíamos. Nos íbamos a esconder así a xxx pero lo más duro era así cuando así bombardiaban los aviones porque la primeri... Nosotros vivíamos xxxx y nosotros nunca nos habiamos salido. Llegó gente de por ahí y luego que se dieron cuenta. A nosotros no nos hacían nada mientras no había llegado gente de la gente sufrida que estaba...nosotros estábamos como entre medio de los dos. No nos hacíamos ni para un lado ni para el otro pero luego que llegaron a xxx las guerrillas que le llamaban ellos entonces ya quedamos... Ya sí estábamos como...Luego llegaron unos aviones a bombardear ahí y entonces fue que mataron a mis hermanos los aviones ahí y a mi mamá que...gracias a Dios mi mamá vive todavía aquí en las xxx. Vive aquí adelantito pero mi mamá quedó aterrada. Mi mamá, ella sí tiene historias que contar de la guerra porque ella cuando le mataron dos hijos ahí en el cantón donde ella estaba en una trincherita así como por ejemplo esa cocina, se le hace una cuevita para adentro. Ella ahí quedó soterrada y la sacaron con pala y a mi hermana que también ella pudo sobrevivir la sacaron con pala de allí y la llevaron para un hospitalito que había que tenían las guerrillas verdad y luego volvió a venir el avión un día a los que había dejado heridos más tarde como que ya sabían, los fue a matar ahí a otra casa donde estaban y mi mamá siempre ahí se libró en esa parte se libró ella, No se murió gracias a Dios.
Pero triste me imagino, bien triste.
Sí.
y aquí ¿qué tal en Las Flores?
Aquí gracias a Dios estamos bien voy a decir porque no se dice que estemos enteramente vea pero gracias a Dios vamos saliendo adelante, este, y lo más bonito es que ...pues sí, sí tenemos problemitas pero bien mínimos. No hay así como está en otros lugares.